29
Dic
10

El Año que Vivimos en Peligro


“Me parece que es un problema fundamental, porque mientras la ciudadanía en su conjunto no pueda participar de un diseño de una política educativa, no es esperable que nosotros tengamos grandes cambios. Se necesita aunar la voluntad de la ciudadanía con respecto al tema, con respecto a cuánta plata queremos gastar como país en esto, cuáles son las expectativas en términos educacionales que le vamos a proponer a los niños, cómo queremos como sociedad valorar el rol de los docentes”.
(Prof. María Elena Acuña)*

Entre Escila y Caribdis parece estar nuestra educación en estos días. En efecto, en medio del jolgorio de las fiestas de fin de año nuestra clase política encarnada en la Concertación y la alianza por Chile se aprestan a dar forma al derrotero que seguirá nuestra educación en los próximos años. Situación que obviamente cuenta con la complicidad de los medios de comunicación masivos, que están más preocupados en contarnos las bondades del pan de pascua casero o de las reservas hoteleras para el verano próximo(1) que informar y fiscalizar en profundidad las negociaciones imperantes en el tema. Todo esto en un marco pirotécnico, de anuncios, revelaciones y declaraciones que en definitiva cuesta bastante seguirle la pista. Pero, por si Ud. está interesado en saber qué está pasando en el área educativa, aquí les dejo algunas pistas para orientar la discusión, discusión que deberá hacer entre Ud. y su vecino, ya que en este país su opinión no vale nada para la clase política chilena.

La historia se niega a morir

Todo hace suponer que la campaña ciudadana que rechaza la disminución de horas de historia del curriculum nacional está dando sus frutos, a la voz de de historiadores se han sumado los estudiantes, el mundo de la cultura, académicos de otras áreas, gremios, lo que se estaría reflejando en los estudios de opinión con que La Moneda monitorea el problema, situación que habría llevado a pedir al titular de educación que revisara la medida. Este hecho quedó en evidencia en la entrevista que concedió Joaquín Lavín a CNN Chile, en la cual un nervioso ministro balbuceó: “…estoy dispuesto a conversar el tema, sí. Y de hecho algunos me han dicho mira, se cortó hace años atrás la educación cívica, entonces –estoy entrando en un tema político- vamos a entrar hoy día en Chile al voto voluntario, con mayor razón los jóvenes van a necesitar más formación, por ejemplo en educación cívica. Algunos me han hablado de un curso de historia y ciudadanía, que reponga en parte la historia, que hable un poco de estos temas. Estamos dispuestos a conversar porque yo entiendo que estos curriculum son demasiado importantes y deben contar con consensos amplios, pero que se necesita más lenguaje y matemáticas se necesita” (2). Ahora bien, los encargados de la campaña tienen claro que no hay que bajar la guardia, los políticos en Chile tiene dos caras como el dios Jano, por lo cual piensan seguir redoblando esfuerzas hasta que el gobierno anuncie en forma explícita el fin de la medida presidencial.

El zapato chino de la reforma educacional

La clase política, desoyendo los llamados del mundo social y académico aprobó por holgada mayoría la idea de legislar el proyecto de Piñera, con lo cual pasó al senado donde se encuentra radicado en la comisión de educación (3). Pero, lo más complejo, es que al parecer el bloque opositor como quedó demostrado en la votación de la cámara baja, no tiene un punto de vista en común (4). En este sentido, las posturas se encuentran divididas, por una parte el presidente de la DC y a la vez presidente de la comisión de educación del senado Ignacio Walker ha manifestado: “Este proyecto ya no es lo que era. Más allá de la parafernalia, de la suma urgencia, era  básicamente atraer a los mejores directores y docentes para las escuelas. Hoy gracias a las trece indicaciones que presentamos como Concertación se logrará ese objetivo, pero enfocado hacia los establecimientos vulnerables y esperamos mejorar esta iniciativa legal aún más en el segundo trámite legislativo” (5). Por su parte, el senador Fulvio Rossi argumenta: “No vamos a aprobar en el Senado si es que el gobierno no avanza en dos temas importantes: institucionalidad y financiamiento. No basta hacernos cargo del tema del semáforo y reponer las horas de historia. No basta aumentar un poco la subvención para los niños vulnerables, lo más importante es que apuntemos al corazón del problema de la educación pública que es su dependencia a las municipalidades y el financiamiento” (6). El pasado 22 de diciembre, la vocera de la Concertación Carolina Tohá manifestó: “la revolución que Chile necesita requiere de grandes acuerdos y de todos los actores haciendo su aporte y aquí una vez más se optó por el camino de consultar sólo a los cercanos al gobierno, a los que ven la educación como un mercado para hacer negocios” (7). La pregunta que uno le haría al bloque opositor, Walker y Rossi incluidos, dónde están “todos los actores haciendo su aporte”; pueden asegurar los honorables qué el 5% de despidos anuales va a ser seguido de un 5% de nuevas contrataciones. Porque ese es el punto, aquí nadie está pidiendo inamovilidad funcionaria, pero esta  ley tiene olor a exterminio, no ha renovación, equidad y menos revolución.

La invasión de Kuwait

“Lo que no se mide no se mejora” (8), con estas palabras el titular de la cartera de educación fundamentó lo que se denomina “la cultura de pruebas y evaluaciones”, con lo que se pretende mejoras los resultados en el SIMCE, la mayor prioridad para el próximo año. Pero además, y esta vez de la mano del presidente Piñera, se anunció “la reforma de la educación superior que es parte de este gran programa por reformar la educación en nuestro país y ganar la madre de todas las batallas” (9). En qué consiste esta batalla, según trascendidos, en ampliar el Consejo de Rectores integrando a las universidades privadas; las que además deberán concursar en su interior por los fondos estatales. Si asumimos la lógica presidencial, esto se va a dar al calor de una batalla, lo que es una lástima, pues si algo nos enseña la historia –esa misma que el gobierno quiere disminuir en horas-  es que se llega a la guerra sólo cuando los mecanismos del diálogo propios de las democracias no han dado resultado; siendo ese precisamente el punto, aquí no ha habido ningún diálogo, en ese sentido el presidente cita bien a Saddam Hussein, esto se parece bastante a la invasión de Kuwait.

Ha sido un año duro para la educación

“Es obvio, para la cultura de la derecha es preferible que las escuelas sean privadas: ellas son el brazo cultural de la familia y no, en cambio, el lugar donde se expresan los ideales de la comunidad política” (10). La frase de Carlos Peña sintetiza fidedignamente lo que está detrás de los cambios que se están operando en educación, cambios que están destinados a reducir o exterminar en algunos casos la educación pública. Si no se amarra la discusión del proyecto de Piñera a una ley que fortalezca de verdad la educación pública, y eso lo sabe el senador Walker, el gobierno no le va a dar viabilidad y como el ejecutivo maneja la agenda legislativa es cuestión de cálculo saber cuánto le queda de vida a la educación pública.

Ha sido un año duro para la educación, pues ha visto la cara más dogmática del neoliberalismo aplicado al área educativa y que el próximo año pretende caer sobre las universidades estatales, con el sólo propósito de estimular el dogma libremercadista y ensanchar aún más el negocio de la educación particular subvencionada con fines de lucro. Si este fue el año en que vivimos en peligro, producto de las reformas unilaterales que se están imponiendo en el área, el próximo será el año de la guerra como lo planteo el presidente Piñera. Guerra que intentará el salto final a ese gran botín que es la educación universitaria, pero el mundo social ya sabe, ha sido notificado, que en la defensa de lo poco que va quedando están solos, la clase política una vez más les dio la espalda a los anhelos y aspiraciones de la sociedad.

___________________________________

* Doctora en Estudios Americanos mención Pensamiento y Cultura (2006, Universidad de Santiago de Chile). Antropóloga Social (1994, Universidad de Chile). Citado en: Reforma Educacional: las aulas siguen esperando; ver en: http://www.facso.uchile.cl/?_nfpb=true&_pageLabel=notFacso&url=68347

Notas

1.- Excepciones hay, Radio Universidad de Chile, Radio Cooperativa y Radio Bío – Bío. Las Revistas electrónicas El Mostrador, El Ciudadano y The Clinic y El Periodista.

2.- Joaquín Lavín, CNN Chile, 24 / 12 / 2010.

3.- en esta comisión la Concertación tiene mayoría y está integrada por el DC Ignacio Walker (presidente), el PPD Jaime Quintana, el MAS Alejandro Navarro, el UDI Andrés Chadwick, y el independiente de derecha Carlos Cantero.

4.- El proyecto fue aprobado con los votos a favor de los diputados PPD Pepe Auth, Orlando Vargas y Cristián Campos, los DC Jorge Burgos, Fuad Chahín, Jorge Sabag, René Saffirio, Eduardo Cerda, Matías Walker y Gabriel Silber, además de la PRI Alejandra Sepúlveda y de los independientes Miodrag Marinovic y Pedro Velásquez; además de la abstención los DC Pablo Lorenzini, Víctor Torres y Carolina Goic.

5.- Ignacio Walker, en: Senadores comienzan a definir posturas frente a Reforma de la Educación, radio.udechile.cl; lunes 27 de diciembre 2010. Ver en: http://radio.uchile.cl/noticias/96268/

6.- Fulvio Rossi, en: Rossi por reforma educacional: pide incorporar temas de institucionalidad y financiamiento, Publimetro; 23-12-2010. Ver en: http://www.publimetro.cl/nota/cronica/rossi-por-reforma-educacional-pide-incorporar-temas-de-institucionalidad-y-financiamiento/CPIjlw!Wyq0Sh9obqLwjnD8ABnGiA/

7.- Carolina Tohá, en: Concertación considera que reforma educacional es insuficiente, Lanación.cl; 22 de noviembre de 2010. Ver en: http://216.72.168.173/concertacion-considera-que-reforma-educacional-es-insuficiente/noticias/2010-11-22/141547.html

8.- Cuenta Pública Anual del MINEDUC. Joaquín Lavín. Ver en: http://www.gob.cl/informa/2010/12/27/ministro-lavin-presento-la-cuenta-publica-de-educacion.htm

9.- cuenta pública Anual, Sebastián Piñera. Ver en: http://www.gob.cl/destacados/2010/12/27/presidente-pinera-realizo-inedita-y-completa-cuenta-publica-del-primer-ano-de-gobierno.htm

8.- Carlos Peña, en: La revolución educacional de la derecha, El Mercurio; 28 de Noviembre de 2010. Ver en: http://blogs.elmercurio.com/reportajes/2010/11/28/la-revolucion-educacional-de-l.asp

Anuncios

4 Responses to “El Año que Vivimos en Peligro”


  1. 1 steve
    diciembre 29, 2010 en 9:43 pm

    Hola Guillermo:

    ¡Qué tengas un feliz año nuevo!

    Sin embargo, no sé cuales son “los anhelos y las aspiraciones de la sociedad” (la última frase de tu blog). Piñera sigue con más de 50% de aprobación en las encuestas y Lavin tiene una aprobación más alta que su jefe, lo que me hace pensar que la sociedad chilena está de acuerdo con sus políticas neoliberales y no con lo que planteas tú.

    En general, comparto tu posición acerca de la educación pero me parece un error suponer que la mayoría de los chilenos comparten nuestra postura. Quizás les falta informarse pero la apatía y el no informarse son posturas políticas también.

    • diciembre 30, 2010 en 6:12 pm

      Steve, feliz año para ti también.
      En relación a lo que planteas, si tomamos momo base las encuestas a las que tú haces referencia, tan sólo dos, ya que son pocas las que se atreven a consultar sobre este tema en particular; una, CEP de diciembre de 2006 y UDP-ICSO 2009, en ambas la ciudadanía se manifiesta a favor de una educación con dependencia estatal. Por otra parte, en todas las encuestas el tema educación se encuentra dentro de las 3 primeras preocupaciones ciudadanas… estarás de acuerdo conmigo que nadie se preocupa por algo que está bien sino todo lo contrario. Por último, en la última encuesta CEP, Noviembre-Diciembre 2010, un 29% expresa que la educación está mal, muy mal, un 37% dice que está regular, o sea, a un 66% no le gusta como se está desarrollando el tema educativo. Ahora bien, porqué se evalúa mal una gestión y bien al gestionador, esa es una paradoja que debieras ayudarme a descubrir, pero te puedo adelantar que este es un tema que está radicado en un expertise muy técnica, en la cual los Mass media entregan una posición completamente unilateral; por otra parte y en la misma línea, aquí ha habido un muy buen manejo comunicacional por parte de un político experimentado como es el actual ministro de educación y una contraparte muy débil, encarnada en el Colegio de Profesores.
      Saludos

  2. 3 amos
    diciembre 30, 2010 en 8:05 pm

    Gajardo no es un buen comunicador.

    Lo escuché entrevistado en la Radio Duna y terminó gritándole al periodista. Después de la entrevista, los periodistas lo pelaron, lo que no se hace según la ética periodistica pero Gajardo fue muy muy desubicado.

    Sé que los periodistas de la Radio Duna son liberales pero el día anterior entrevistaron a Jorge Arrate y una entrevista que empezó con “Sr.Arrate”, terminó con “Jorge”.

    En otras ocasiones, han entrevistado a Mario Waissbluth, quien es muy crítico de la Reforma de Lavin y el tono es de amistad y de respeto mutuo.

  3. 4 steve
    diciembre 30, 2010 en 9:54 pm

    Lavin sigue siendo uno de los políticos mejor evaluados, según la encuesta CEP.

    ¿Es su sonrisa?

    ¿Una falta de información acerca de lo que representa Lavin (después de 2 campañas presidenciales)?

    A la vez, los dos políticos mejores evaluados (tan bien evaluados que a mucha gente le gustan los dos) vienen de mundos filosóficos totalmente diferentes: Bachelet y Golborne.

    No entiendo nada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: