18
Jun
10

Chile, al Son de las Vuvuzelas


Digo más: ya que estaba despierto, me duché, levanté y salí 
"a reportear" a la calle. Y lo que vi raras veces se ve: 
caras contentas en vez del habitual gesto amargo. 
Un Santiago con caras buena onda es algo extraordinario. 
Para ver caras buena onda normalmente uno debe 
ir a Buenos Aires, a La Habana, a Madrid; 
ahora las tuvimos a domicilio. ¿Qué más se puede pedir? 
Sólo una cosa más: patearles los 
dientes a los coños y a los suizos. 
(Fernando Villegas) *

Se dice que hay momento para todo, en ocasiones de celebración a nadie se le ocurriría ponerse a  leer el Ulysses de Joyce o, a la inversa, en medio de una clase magistral ponerse a tocar una vuvuzela; en cada caso, dice el sentido común, se debe actuar en consonancia y sana prudencia. Este sano predicamento parece haber perdido toda lógica a la hora del mundial de fútbol de Sudáfrica 2010, situación que se veía venir ya desde las eliminatorias. En efecto, lo que se supone una fiesta del mundo deportivo, ahora, por obra y gracia del mundo político, los medios de comunicación y “ciertos intelectuales”, se ha transformado en una hecatombe efectista llena de superficialidad pirotécnica, donde cada uno quiere sacar su pedazo de rating.

Vamos por parte, a riesgo de parecer odioso, ¿a alguien le puede parecer coherente que los noticiarios centrales de los canales de televisión, a todo evento, abran con los primeros 30 minutos dedicados al fútbol?, para luego, destinar parte importante del resto de la programación a difundir, con el mismo pretexto, todo tipo de lugares comunes y superficialidades; no hay profundidad, no existe investigación periodística, sólo trivialidad. En la trastienda del oropel del fútbol se esconde el mundo real, de jóvenes de bajos recursos que ven este deporte como la única vía para salir de la pobreza. Como lo expresara el camerunés Samuel Eto, “correr como un negro para mañana vivir como un blanco”, el fútbol es una cuestión social mucho más profunda que modelos bailando y, peor aún, opinando de cualquier cosa.

En el caso de los políticos, si bien hace tiempo que se manifiesta una franca farandulización de esta actividad, esta vez la situación llegó al límite del paroxismo y del mal gusto. Si bien, y con cierta dignidad, la ex presidenta Michelle Bachelet viajó a Sudáfrica a presenciar el debut de nuestra selección, la gota gruesa vendría a cargo del ejecutivo y el legislativo. El primero, al ver que el horno no estaba listo para el show, después del frío recibimiento que obtuvo el presidente en Juan Pinto Durán, no encontró nada mejor que ir a pasar una noche en una mediagua, para después ver el partido con los damnificados de Dichato; todo esto, bajo la atenta mirada de las cámaras de televisión. Si el presidente quiere mejorar los ítems de confianza y credibilidad que le son adversos en la encuesta Adimark (1), este, claramente no es el camino; es preferible ver un presidente sobrio, en su elemento, pero atento a buscar soluciones reales a los principales problemas del país. En el caso de los parlamentarios, si Ud. pensó que ya nada lo sorprendería, la gota del mal gusto y la ramplonería superó sus límites. Entre pelucas multicolores, vuvuzelas, apuestas, el parlamento dio una vez la nota alta, pero no la de la mesura y buen gusto desgraciadamente.

Los intelectuales, aquellas raras perlas que transitan por los pasillos de los “programas serios de televisión”, aquellos que ponen una cuota de cordura ante los avatares del mediatismo farandulero de la televisión comercial, esta vez, como poseídos por fiebre, sus análisis han sido superficiales, cayendo en un maniqueísmo básico que asemeja una justa deportiva a una guerra. Nada sobre el fútbol y el rol que este juega en lo social, nada sobre los alcances de la transnacional del fútbol, la FIFA (2), nada de nada.

Curiosamente, la actuación más ponderada ha venido de los que menos se esperaba, vale decir de sus principales actores, los jugadores y su director técnico, Marcelo Bielsa. En efecto, ha sido “el profesor” y sus pupilos los que han mantenido la actuación más ponderada, celebran con algarabía cuando hay que hacerlo y, a la vez, mantienen la prudencia en la palabra y en el análisis.

Por último, la política siempre echará mano a viejas maniobras para mantener la estabilidad y la tan manoseada gobernabilidad, pan y circo decían los romanos para mantener al pueblo contento; hoy día, desgraciadamente, en alianza entre medios de comunicación, políticos e intelectuales la frase sería pan y mundial. Yo, en lo personal me quedo con la ponderada actitud de Bielsa y sus entrenados, la que debería servir de ejemplo para otros, aquellos que tanto adoran el deporte popular.

* Copa 2010, La Tercera, jueves 17 de junio de 2010.

Notas

1.- Las mayores debilidades del presidente Piñera, según la encuesta Adimark de abril y mayo de 2010, se encuentra en los ítems confianza y credibilidad. En Abril, en el área credibilidad, es aprobado por un 61%, con un 38% de rechazo; en tanto, en el área confianza, es aprobado con un 59%, siendo reprobado por el 40%, su área más deficitaria. Al mes siguiente, mayo de 2010, en confianza, es aprobado por un 62% y rechazado un 38%; en credibilidad, es aprobado por un 58% y rechazado por un 41%, su peor cualidad según la encuesta. Para mayor información, ver en: http://www.adimark.cl/web/estudios-gobierno-mayo.html

2.- Para una mejor comprensión sobre el tema, ver: “Las cuentas oscuras de la FIFA”, por David García, en Le Monde Diplomatique, junio 2010.

Anuncios

3 Responses to “Chile, al Son de las Vuvuzelas”


  1. 1 steve
    junio 19, 2010 en 12:16 am

    Totalmente de acuerdo. De hecho, tu postura muestra cierta valentia. Cuando yo hacía clases de inglés en un ministerio, a funcionarios, se me ocurrió preguntarles a mis alumnos: cuando gana Chile (el equipo de futbol), ¿en qué sentido gana Chile (el país)? ¿Se baja el desempleo, se suben los sueldos, se termina con la contaminación, se mejora la salud? Casi me lincharon.

  2. 2 Cristóbal Valenzuela
    junio 19, 2010 en 1:55 am

    mmmm ahora entiendo yo creí que el miercoles se celebraba en plaza Italia: el alza del pasaje de micro o la consideración de exesivo, por el Ministro del Trabajo, de un reajuste en 10% del salario mínimo, propuesto por la CUT.

    En todo caso me alegro de ya saberlo; espero que cuando se declare la renta, o ten ga que pagar la multa por beber en la vía pública juegue Chile!

    Saludos Profesor

  3. 3 rosalia luco
    junio 21, 2010 en 12:37 pm

    Ya nada resulta extraño, en un país donde hace rato la superficialidad y el relativismo son algo cotidiano, donde el sistema parte de la negación, no hubo dictadura, no hubo detenidos desaparecidos , por lo tanto no hay debidos procesos ni investigación. Donde la educación sigue perpetuando un modelo social de injusticia.Querido Guillermo, hace mucho rato que las autoridades en Chile perdieron el norte, si te das cuentas los medios de comunicación siguen una campaña de desinformación, la caja idiota entrega divertimento para el vulgo, si el mismo Bielsa nos dice en una conferencia de prensa que los verdaderos triunfos son los logros en educación y la inversión en capital humano y nadie pesca este discurso, te podrás dar cuenta en el país que habitamos. Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: