Archivo para 23 junio 2009

23
Jun
09

Cómo se gestó el marco curricular chileno

En estos tiempos en que se suele hablar de educación más de lo conveniente, me parece oportuno recordar un evento que se empezó a gestarse hace 29años y que es considerado el mayor aporte a la educación de los gobiernos de la Concertación, me refiero al Marco Curricular o Reforma como suele llamársela común mente.

Corrían los primeros días de marzo del año 90, cuando los aquellos jóvenes revolucionarios del 60’, ya maduros en esa fecha, se preparaban para conducir el largo canino de la transición a la democracia, triunfantes y algo incrédulos todavía agrupados en la Concertación de Partidos por la Democracia. Todavía no cesaban los primeros brindis cuando el penúltimo día antes que se realizara el cambio de gobierno, Pinochet promulga la tan conocida y afamada LOCE (1); la que dentro de su articulado transitorio contemplaba la implementación de nuevos planes y programas, los que debían regir a partir del 1° de enero del 91. En este marco, con una cancha rayada a plomo se empezó a gestar el nacimiento de la Reforma; en menos de un año se debía dotar a nuestra educación con los Contenidos Mínimos (CMO) que se enseñarían (2) y los Objetivos Fundamentales (OF) (3) sobre los que descansaría nuestro curriculum educativo. A la fecha, el ex presidente Lagos, devenido en Ministro de Educación producto de su derrota como candidato a Senador, nombra una Comisión de Trabajo (CT) integrada fundamentalmente por miembros del CPEIP (4), quienes más allá de la premura con que trabajaron no dejaron conforme al Consejo de Educación Superior (5), que en virtud de las facultades que le otorgaba la LOCE rechazo el informe (6). En julio del 91 Lagos pidió una prórroga para la entrada en vigencia de los Planes y Programas, nombrando una segunda comisión, la Comisión Técnica Central (CTC) presidida por el académico Eduardo Castro. El proyecto trabajado por la CTC se fundamentaba en la necesidad de modernizar el curriculum, dejando abandonando el aprendizaje enciclopédico y estimulando el aprender a pensar, a analizar y a resolver problemas; la visión no intenta inculcar valores, sino que mediante juicios morales ser capaz discernirlos. En relación con los CMO, se empezó a marcar la tendencia a lo extenso y a la poca complementación entre los campos cognitivos, situación que si bien se dieron voces de alarma estas fueron acalladas por la controversia que marcó la gestación del marco curricular. En efecto, el anteproyecto que fue presentado en marzo del 92, dividía los OF en Objetivos Verticales y Objetivos Transversales; los primeros son específicos para cada nivel del sistema escolar, los segundos buscan conformar actitudes de vida y de ética personal del estudiante a través de temas emergentes como los derechos humanos, la ecología y la sexualidad. Fue el último tema el que desató la ira de la iglesia católica, la derecha representada en el Instituto Libertad y Desarrollo, miembros de la CPC (7), los diarios El Mercurio y La Segunda, que acusaron al gobierno de estar adoctrinando  a los alumnos, de querer estimular la permisividad sexual, incluso de querer revivir la ENU (8). El ministro Arrate, quien era el titular de la cartera de educación, no fue capaz de enfrentar la marea adversa por lo que atravesó el anteproyecto el que se fue descomponiendo lentamente hasta desaparecer en el olvido.

En 1994, con Frei en el gobierno se llamó a la tercera comisión, está recibió el nombre de Comité Técnico para el Diálogo Nacional sobre Modernización de la Educación, conocida mejor como Comisión Brunner, por ser José Joaquín Brunner (9) su director. Esta nueva comisión, de carácter político-técnica estaba representada por 18 miembros (10) representativos de las elites político cultural del país y que se organizó bajo la estrategia de llegar a acuerdos a como diera lugar, el simple examen de los integrantes basta para saber que la suerte estaba echada de antemano (ver nota 10). Es reconocido el mérito atribuido a Brunner, en el sentido de llegar a consensos donde las otras dos comisiones habían fracasado; pero es justo decirlo, en pro del acuerdo se consensuó un proyecto de carácter economicista, pragmatista, carente de alma según los entendidos que, no aborda en gran medida la dimensión ética de la educación.

Ahora bien, al diálogo político-técnico de la Comisión Brunner le faltaba el bautizo que le diera legitimidad, que lo ungiera como fruto no solamente de las elites sino que fuera bañado en las aguas del consenso social, tarea que recayó en las manos del economista Sergio Molina, titular de educación a la fecha. El expediente fue una cuarta comisión titulada Comisión Nacional para la Modernización de la Educación. La integraron 32 miembros con carácter transversal, desde empresarios, dirigentes sindicales y religiosos entre otros (11). Fue en la cocina del hábil ministro DC donde se gestó el actual marco curricular, la base fue obvia, el Informe Brunner; una polémica consulta regional e institucional; una consulta externa de expertos educacionales; y algunos aspectos la Comisión de Trabajo de Eduardo Castro, que trató de darle algo de humanidad al Informe Brunner.

Mirado a la distancia, el Marco Curricular chileno no nace como fruto de una reflexión acerca de la necesidad de un cambio de esta envergadura -si bien era necesario revisarlo profundamente-, sino producto de una imposición heredada por el gobierno militar en momentos en que éste se reservaba para sí grandes cuotas de poder institucional, consensuado, mediado y cocinado como un curriculum que se ajustara a la LOCE pinochetsta. En el qué enseñar, formuló contenidos mínimos en extremo extensos y eliminó áreas del saber ligadas a la formación civil y humano del curriculum, en relación al marco valórico este resultó tan consensuado que apenas se logra percibir sus ejes; en el cómo enseñar, se adoptó una matriz constructivista como en España, pero con presupuesto a la chilena y con contenidos mínimos más cercanos al conductismo en su implementación; en el cuanto a cuándo enseñar, abrió las puertas a la jornada escolar extendida de implementación actual.

Ahora bien, despsala_de_clasesués de lo expresado la pregunta sería: ¿se debería reformar el actual curriculum? No sé si debiera hacerse una reforma estructural –tan propia en la historia de nuestras reformas curriculares -, pero sí tener un análisis profundo sobre sus ejes articuladores, el que empieza a evidenciar algunas debilidades. Por una parte la inversión en educación es bajísima, por debajo de Brasil, Argentina y México en América, y lejos de los países de OECD y de Europa (12). Por otra parte nuestro modelo educacional está fuertemente tensionado por un curriculum constructivista, bajo la supervisión de evaluaciones como la PSU (13) y el SIMCE (14), más bien conductistas. En efecto este fenómeno es el que se conoce como la simcificación de la educación, ya que por una parte los colegios pueden crear sus propios programas y dar mayor relaces a algunos contenidos y objetivos, pero en la práctica son medidos por evaluaciones de contenido duro. Esto lleva a que los colegios y liceos privilegien  metodologías y diseños didácticos conducentes a mejorar las mediciones estándar, que tienen mayor repercusión económica e institucional. Hoy día de 1° básico a 2° medio se trabaja para el Simce, y de 3° a 4° medio se hace otro tanto para la PSU. Sin duda algo no está funcionando bien, y esto no es materia de la LGE, de pronta implementación (15).

Notas

1.- Ley Orgánica Constitucional de Educación (LOCE); promulgada el 10 de marzo de 1990. El cambio de mando al Pte. Patricio Aylwin se realizó al día siguiente.

2.- Contenidos Mínimos Obligatorios (CMO), corresponden a los conocimientos específicos y prácticas para lograr las destrezas y actitudes que los establecimientos educacionales tienen que obligatoriamente enseñar, cultivar y promover para cumplir los Objetivos Fundamentales establecidos para cada nivel, teniendo además el carácter de obligatorios.
3.- Objetivos Fundamentales (OF), corresponden a los propósitos generales de la educación, y su connotación de fundamental atribuye a estos objetivos la propiedad de servir de base para la consecución de otras competencias o capacidades también de orden fundamental.

4.- Centro de Perfeccionamiento y Experimentaciones Pedagógicas (CPEIP).

5.- El Consejo Superior de Educación (CSE) es un organismo público autónomo, creado por la Ley Nº 18.962 (LOCE). La función principal de este organismo es la de establecer y administrar un sistema de  licenciamiento de las nuevas universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica, que consiste en una supervisión integral que permite evaluar el grado de desarrollo de sus proyectos institucionales durante el periodo que fija la ley.

6.- El Art. 20 de LOCE dice: “Artículo 20.- Corresponderá al Presidente de la República, por decreto supremo, dictado a través del Ministerio de Educación, previo informe favorable del Consejo Superior de Educación a que se refiere el artículo 36, establecer los objetivos fundamentales para cada uno de los años de estudio de las enseñanzas básica y media, como asimismo de los contenidos mínimos obligatorios que facilitarán el logro de los objetivos formulados, los que deberán publicarse íntegramente en el Diario Oficial”. (LOCE. 10 de marzo de 1990).

7.- Confederación de la Producción y el Comercio (CPC). Fundada en 1935, agrupa a los mayores empresarios de Chile.

8.- Escuela Nacional Unificada (ENU). Proyecto de reforma de la educación en Chile plateado por el presidente salvador Allende en año 1971.

9.- José Joaquín Brunner

10.- Los integrantes de la Comisión Brunner fueron: J. J. Brunner (Coordinador), Edgardo Boeninger (ex Mins. de Aylwin), Enrique Correa (Dir. Flacso), Juan de castro (Vicario para la educación), Gabriel Pujadas (U. educares), Verónica Edwars (Dir. PIIE), Gonzalo Figueroa (Embajador de Chile ante la UNESCO), Fernando Léniz (Pte. ANAGRA), Cristian Larroulet (Instituto libertad y Desarrollo), Sergio Maekmann (Fundación Andes), Alfonso Muga (Vece rector U. Católica de Valpo.), Andrés Navarro (Pte. SONDA), Antonio Sancho (Instituto libertad y Desarrollo), Teresa Segure (U. de Conce), Claudio Bunster (Científico), Manuel Valdes (Confederación de la Producción y el Comercio), Gonzalo Vial (Historiador), Fernando Ríos (MINEDUC. Secretara Técnica).

11.- Los integrantes de la Comisión Molina fueron: Sergio Molina (Pdte. Comisión), Jaime Pérez de Arce (Subsecretario de Educación), Eugenio Cantuarias (UDI, Pdte. Comisión de educación del Senado), José Miguel Ortiz (PDC, Pdte. Comisión de Educación Cámara de diputados), Jaime Lavados (Rector de la U. de Chile), Juan de Dios Vial (Rector de Pontificia U. Católica), Augusto Parra (Rector U. de Conce.), Jaime Ravinet (Pdte. Asociación de Municipalidades), Osvaldo Verdugo (Pdte. Colegio de Profesores), Bernardo Sepúlveda (Dir. Nacional del Colegio de Profesores), Mario de Lannays (Dir. Nacional del Colegio de Profesores), María Rozas (2° Vicepresidenta de CUT), Hernán Bravo Aravena (Consejero de la CUT), José Antonio Guzmán (Pdte. Confederación Nacional de la Producción y el Comercio), Hernán Somerville (Pdte. Asociación de Bancos e Inst. Financieras), Faustino Huidobro (Dir. Área Educativa de la conferencia Episcopal), Óscar Avello (Pdte. Confraternidad Cristiana de Iglesias), Marino Pizarro (Gran Maestro de la Gran Logia de Chile), Aldo Passalacqua (Pdte. Asociación de Inst. Secundarios), Jorge Cifuentes (Pdte. Corporación Educación Particular), Juan de Dios Vial (Pdte. Inst. de Chile), Julio Valladares (Dir. Servicio Nacional de capacitación y Empleo), Hugo Montes, (Pdte. Del consejo Nacional del Libro y la Lectura), Ernesto Corona (Pdte. Asociación Nacional de Radiodifusores de Chile), Roberto Alday (Pdte. Consejo de Padres y Apoderados del Inst. Nacional), Elisa González (Vicepresidenta del consejo de Padres y Apoderados Colegio Santiago Collage), Juan Carlos Soto (Pdte. Federación de Estudiantes Secundarios de Santiago), César Monsalve (Pdte. Centro  de Alumnos Liceo Ignacio Carrera Pinto), Alejandro San Francisco (Pdte. Federación de Estudiantes Pontificia U. Católica), Danilo Núñez (Pdte. Centro Alumnos de Ingeniería U. de Chile), Fernando Olmedo (Pdte. Federación de Estudiantes U. de Valpo.), Enrique Correa (Dir. Flacso).

12.- En gasto público en educación como porcentaje del PIB (2007), Chile invierte el 3.1%, Argentina el 3.9, México el 5.1%, Brasil el 4.1%, la OECD el 5.1, España el 4.3, Finlandia el 5.9% y Suecia el 6.9%. (Fte, UNESCO).

13.- La PSU es un instrumento de evaluación educacional que mide la capacidad de razonamiento de los postulantes egresados de la Enseñanza Media, teniendo como medio, los contenidos del Plan de Formación General de Lenguaje y Comunicación, de Matemática, de Historia y Ciencias Sociales y de Ciencias. Esta última incluye a Biología, Física y Química.

14.- El SIMCE es el Sistema Nacional de Evaluación de resultados de aprendizaje del Ministerio de Educación de Chile. Su propósito principal es contribuir al mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, informando sobre el desempeño de los estudiantes en diferentes subsectores del currículum nacional, y relacionándolos con el contexto escolar y social en el que ellos aprenden.

15.- Ley General de Educación, Ley que remplazó a la polémica LOCE del gobierno militar.

12
Jun
09

Cuáles son las propuestas educacionales para los próximos cuatro años

Llama la atención lo poco que han opinado los candidatos, de todo signo, sobre el momento por el que atraviesa la educación en Chile. En general la clase política se ha mostrado más bien escéptica, sin profundizar sobre la contingencia relacionada con el paro de Colegio de Profesores y las nuevas movilizaciones estudiantiles.

En el paro de los profesores, era poco lo que se podía alegar pues el magisterio estaba pidiendo dineros que se les adeudaba latamente y, además se habían entregado con antelación a las Municipalidades para su pago. A lo más el gobierno intentó generar apoyo entre los padres y apoderados de los colegios en paro, situación que resultó ridícula en parte por el nivel de cercanía que suelen tener los profesores con los mismos apoderados. Tampoco resultó la táctica del llamado moral, ese que conmina a anteponer los intereses personales por el bien común, en este caso el hecho de educar; habría que preguntarse qué profesor de algunas de las universidades cotas 1000, como las denominó el cura Berríos, seguiría trabajando sin reclamar si ve que no le están pagando lo pactado, qué ministro, asesor… en definitiva qué trabajador. Por el contrario, el gobierno actuó con negligencia y tardanza violentando un conflicto que sólo generó un sano fortalecimiento de los profesores.

La toma cultural de algunos de los liceos emblemáticos de la capital, es un tema más complejo, tal vez por lo mismo resulta más fascinante. En efecto, los alumnos están pidiendo mejorar la calidad de la educación, solución que ellos visualizan en la estatización de los colegios. En este sentido, y las cifras lo demuestran claramente, Chile ha sido exitoso en aumentar la cobertura educacional pero ha fracasado en disminuir la brecha en el reparto del saber entre los sectores pudientes y el resto de la población. Las solucione1211510043_fs existen, pero se requiere estar dispuesto a hacer cambios de fondo, con políticas y recursos económicos necesarios para ir mejorando. Esto requiere mirar la educación desde una perspectiva estratégica en el desarrollo nacional, para lo cual hay que cambiar el orden de las prioridades de la inversión pública. El país no puede seguir asistiendo al espectáculo obsceno del gasto de cientos de millones de dólares en aviones, fragatas y otros artefactos y seguir teniendo una educación miserable.

Soy de la opinión que el tema sobre la calidad de la educación llegó para quedarse, en parte porque tenemos una generación con mayores niveles de escolaridad, más aspiracional, la que espera y está empezando a demandar una mayor nivelación en la mesa de juego. Esto debería hacer meditar a la pléyade de candidatos que pululan, vale decir, cuáles son las propuestas en educación que están planteando para los próximos cuatro años… tienen tiempo, por lo menos que el actual gobierno que tuvo que operar sobre la marcha.