22
May
08

Mares agitados para la educación chilena


El año 1938 llegó al poder el presidente Pedro Aguirre Cerda con el lema: “gobernar es educar”, setenta años después el gobierno de la Presidenta Bachelet debe estarse preguntando: ¿cómo gobernar y educar?

Esta pregunta parece desprenderse después de un primer análisis del discurso de la primera mandataria ante el Congreso pleno, este 21 de mayo. En efecto, todo indica que su administración se abocará a dos temas; por una parte, ampliar la cobertura pre escolar de 760 salas cunas a más cuatro mil el dos mil diez; por último, el otro legado que pretender dejar su gobierno es la promulgación de la nueva Ley General de Educación. Este último punto pareciera ser el más controversial, debido al manto de dudas que ha despertado el cuerpo legal que consensuó la Concertación y la Alianza por Chile en el Parlamento. El gobierno pretende, como lo expreso la presidenta que “el año 2008, debe ser el año del acuerdo educacional”, acuerdo que para muchos no apunta al mejoramiento de la calidad y equidad sino sólo consagra el lucro en la educación. En esta postura, por de pronto están las organizaciones estudiantiles y no pocos estudiosos que empiezan a observar fallas estructurales en sistema educativo chileno.

Si bien existe una tensión abierta en la sociedad chilena sobre si se puede obtener lucro de la educación, el gobierno pretende cerrar rápido este flanco convocando a todo un firmamento de think thank, políticos, economistas, opinólogos, intelectuales que deambulan de comisión en comisión y que hoy han fijado oficina en el MINEDUC. En este marco, todo hace suponer que se pretende obrar rápido y sin dolor por casi la unanimidad de la clase política; rápido porque todo indica que este año será de mares agitados para la educación chilena. En efecto, por si algún experto no se ha dado cuenta, a la fecha aún no se han entregado los resultados del Simce del año pasado, por qué si se sabe que los resultados ya están listos y tabulados. El problema de esta extraña tardanza serían los resultados de la medición, la que estaría demostrando un estancamiento en el mejoramiento de los estándares educativos. Ahora bien, si los resultados no son satisfactorios se comprenderá que genera un flanco débil para el gobierno, sobretodo en año electoral y con estudiantes movilizados. Pero vamos al tema de fondo, según estudiosos del área el problema del posible estancamiento estaría en la base del sistema, apuntando derechamente a la Reforma Educacional. Veamos por qué, la reforma permite adaptar el currículum a las necesidades del entorno del estudiante, en teoría esto funciona bien, pero en la práctica los mismos estudiantes son enfrentados a una prueba estandarizada dura –Simce- que mide contenidos mínimos. Qué está provocando esta situación, algo que los entendidos llaman la “simcificación de la educación”, vale decir que los colegios dejan de lado los objetivos de la reforma para avocarse exclusivamente a “enseñar” los que demanda el Simce, una suerte de preuniversitario Simce de primero básico a segundo medio y, los años restantes preuniversitario PSU.

Visto el problema desde esta arista, no es posible avizorar mares tranquilos para este tema, salvo poner de verdad el tema sobre la mesa y buscar soluciones de Estado duraderas y profundas, algo que la actual administración y el fuerte lobby pro lucro no están dispuestos a hacer por ahora.

Anuncios

0 Responses to “Mares agitados para la educación chilena”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: